Artboard 1.png

Allpamama significa Madre Tierra. Somos sus hijas.

26 de enero, 2022

Querida comunidad,

 

El nombre de nuestra marca, Allpamamas, fue elegido en 2019 junto con nuestras compañeras Kichwas como una forma de dedicar nuestro trabajo a la Madre Tierra. Ella es, y siempre será, nuestra musa.

 

Ella lo recibió, y nos recibió a nosotras. Transitando el camino por el que Allpamamas nos ha llevado, hemos superado nuestras expectativas de aprendizaje.

 

Cuando empezamos, nosotras (María y Vanessa) éramos amantes de la naturaleza, pero aún no habíamos captado la profundidad de esta poderosa palabra. Hay una diferencia sutil pero importante que ahora entendemos: Allpamama va más allá de la naturaleza en su expresión como objetos materiales. Allpamama se refiere al espíritu, la conciencia, la energía creadora de este planeta. Ella está viva y es nosotras, así como nosotras somos ella. Ella conforma nuestro mundo junto con Nina Mama, Yaku Mama y Mama Huaira. Los cuatro espíritus que toman la forma física de tierra, fuego, agua y aire.

 

Pronto entendimos que es una responsabilidad muy grande ser guardianas de esta palabra. Cuestionamos si alguna vez podríamos lograr que un “proyecto de moda” que se hiciera merecedor de el nombre de un espíritu sagrado y evaluamos la potencial deshonra para la cosmovisión kichwa. Así que siempre hicimos todo lo posible para honrarlo a través de nuestras acciones.

 

Nos tomó por sorpresa cuando llegó una carta exigiendo que cambiáramos nuestro nombre. Una marca registrada como Allpa antes que nosotras reclamó su derecho a la palabra. Nuestra primera reacción fue - ¿Quién cree que puede poseer la palabra tierra? Si se tratara de la misma palabra en español, tierra, el registro de la misma jamás se hubiera aprobado. 

 

Sin embargo, reflexionamos: ¿Y quiénes somos nosotras para luchar por la propiedad de esta palabra? Esto trajo interesantes conversaciones con amig@s y asesores, tanto indígenas como no. 

 

Varios detalles de este caso ejemplifican problemas sistemáticos y deberían ser objeto de más cuestionamiento.

 

Después de mucha consideración, hemos optado por dejar de usar el nombre Allpamamas por estas razones:

 

 

  • Allpamama es un espíritu sagrado que honramos y veneramos. Usar su nombre comercialmente nos inspiró a mantenernos lejos de la "contaminación" de la industria de la moda. Esto ha limitado nuestro esfuerzo comercial y por ende nuestras ventas, lo que nos aleja de nuestro propósito principal: generar empleo para la mayor cantidad de artesanas posible.

  • Nos duele ver la batalla del territorio por intereses comerciales y ver violado el cuerpo de nuestra Allpamama. Tener una disputa por la propiedad de su nombre lleva esa misma esencia y es incoherente con nuestros valores.

  • De parte de quien emitió la demanda, no hay apertura para coexistir a través de una resolución pacífica que nos permita mantener nuestra marca. Valoramos demasiado nuestra energía como para sumergirnos en una disputa legal.

  • Confiamos en que nuestro trabajo habla por sí mismo, que nuestra comunidad es fuerte y poderosa, y que un nombre es solo una etiqueta. Sabemos que ustedes nos apoyarán a pesar de todo y les agradecemos de antemano.

  • Un cambio de nombre es poderoso. En las tradiciones espirituales, un cambio de nombre implica un renacimiento de la persona. Da la bienvenida a la encarnación de una energía nueva y evolucionada. Sentimos que esto nos está pasando como fundadoras y como proyecto, por lo que este cambio es oportuno y bienvenido.

 

Todo en la vida, así cómo en la naturaleza, es transitorio. Si hay algo que podemos tener por cierto es que cada experiencia está destinada a transformarse y con ella, transformarnos. Llevar el nombre de Allpamama ha sido un honor para nosotras. Cambiando a una nueva identidad, sabemos que nuestro proyecto se renovará.

 

El trabajo que Allpamamas ha realizado para reinterpretar los textiles ancestrales de Los Andes e introducirlos en el mundo de la moda contemporánea ha marcado un antes y un después. Desde nuestra metodología de co-creación con artesanas, hasta la recepción del mercado internacional, no tienen precedentes en el Ecuador. Nos tomaremos un tiempo de descanso para reflexionar sobre este viaje y asegurarnos de que nuestra energía se optimice para crear el mayor impacto social, ambiental y cultural posible.

 

Durante los próximos dos meses venderemos el último stock de Allpamamas con precios inéditos. Queremos que quienes han querido tener una de nuestras prendas aprovechen esta última oportunidad para hacerse ese regalo. Los fondos que reunamos ahora nos ayudarán a reconstruir este proyecto de una forma más poderosa y con mayor impacto.

 

Gracias infinitas por su apoyo.

 

Con amor,

 

María y Vanessa