Carta abierta / reflexión de Vanessa Alarcón Borja, co-fundadora y CEO

 

Traducido por María Puente Silva, co-fundadora y Directora Creativa

Querida Familia,

 

      Estamos al borde de una transformación transcendental. Este año ha hecho temblar casi todas nuestras percepciones. Muchos sienten miedo y regresan a ver a las antiguas estructuras que guardan el poder, esperando que muestren una solución. Otros se están percatando de que esta es nuestra oportunidad para desafiar a aquellos sistemas obsoletos a través de acciones determinadas hacia un futuro consciente. Aquellos que nos sentimos asociados con ese segundo estado tendremos la oportunidad de forjar el camino hacia la Nueva Tierra.

 

      ¿Cómo llegaremos? Reconociendo que nuestra acción colectiva es la segunda fuerza más poderosa del Planeta Tierra, después del poder de Naturaleza misma*. Mientras reflexionaba sobre cómo nuestro proyecto puede escalar su impacto social y ambiental durante este momento de cambio, sentí la inspiración de compartir mis reflexiones abiertamente.

 

      La misión de Allpamamas es elevar la consciencia a través de la moda. Nuestro propósito es hacer ropa que proteja la tierra, empodere a mujeres y defienda tradiciones. Es difícil para muchos percibir la moda como un espacio de cambio. De por sí, la palabra "moda" está contaminada por la superficialidad que reina en la industria actual. No siempre ha sido este el caso. Las culturas ancestrales percibían la moda como un gran lenguaje de símbolos que comunicaba sobre quiénes eran. La vestimenta Inca era sagrada – sus colores y símbolos expresaban afinidades individuales e identidades comunitarias. Tejer era su forma de hacer prevalecer su conocimiento colectivo. ¿No es esto algo realmente especial?

 

      La moda es un idioma, es una forma de comunicar nuestra esencia como individuos y sub-culturas que pertenecemos a una comunidad global. Es también un poderoso medio para resaltar el valor de la conciencia en los procesos productivos. Podemos elegir vestirnos con productos que vengan de la naturaleza, o vestir plástico. Podemos hacer llegar nuestro dinero a manos de artesanas que trabajan con dignidad, o contribuir a la continuidad de las “sweatshops”, plantas que explotan a sus trabajadoras.

 

      La diferencia es palpable. Nuestr@s clientes comparten lo poderos@s que se sienten cuando visten ropa que incorpora la naturaleza con la humanidad, hecha por manos de mujeres que viven en una constante sincronía con la Pachamama, creando cada textil desde sus casas rodeadas por poderosos volcanes y bosques respirantes.

 

      Nosotras continuaremos elevando la consciencia a través de la moda, en un intento en llegar más allá del textil y sumergirnos en conversaciones con nuestra comunidad. Comenzando ahora, nuestras plataformas acogerán una exploración sobre lo contemporáneo y lo ancestral, los simples y lo profundos caminos para llegar a esta Nueva Tierra. A través de recursos reflexivos, voces e historias, deseamos encontrarnos con ustedes en conversaciones que guíen nuestro camino hacia el mejor futuro posible.

 

      Si sienten que este concepto resuena con sus percepciones - marcas, organizaciones, instituciones académicas, individuos - les alentamos a contactarnos aunque sólo sea para un "hola". Estamos aquí para encontrarnos, juntos, en este nuevo paradigma. Recuerden: Nuestra acción colectiva es la (segunda) fuerza más poderosa del Planeta Tierra*. Este será un camino de muchos retos y estaremos dispuestas a afrontarlos. Nuestras almas están preparadas para hacerlo juntas – ¿tú también lo sientes?

 

Con mucho amor,

 

Vanessa

 

 

* NOTA: La versión original de esta frase era “nuestra acción colectiva es la fuerza más poderosa del Planeta Tierra”. Cuando María terminó de editar y traducir esta reflexión, sugirió un desacuerdo personal: “Para mi, nada es más poderoso que la Naturaleza misma”. Sin duda, acordé. ¿Lo ves? ¡Ya estamos aprendiendo!

Subscribe for 10% off your first order

  • Instagram
  • Facebook